La Banda

En la actualidad Industrias Rofo está formada por:

No obstante, no podemos olvidar en esta sección a aquellos músicos que en alguna ocasión participaron en mayor o menor medida en el proyecto de Industrias Rofo.
Manolo Serrano fue el primer batería del grupo. Si se puede llamar batería a alguien que, ante la falta de presupuesto, aporreaba tambores de detergente forrados con esparadrapo, barreños de plástico y platillos de chichinabo. Nos dejó cuando Clavijo Lechal (Jorge) tuvo la edad suficiente para incorporarse a la banda y ésta el presupuesto necesario para pagar a plazos una batería de juguete marca 'King' de 80.000 ptas.
Hasta la hora del regreso a sus orígenes extremeños Paco Pizarro también formó parte inconfundible de los Rofo. Fue el primero en llenar de babas aquellos micrófonos de hojalata y colaboró con sus poemas y su alma en la época prehistórica de la banda.
Tampoco olvidaremos a Merche (incomprensiblemente apodada 'Ramona' por Pilar) que durante una larga temporada compartió su ilusión con la nuestra y desparramó sus coros y su amistad por el local.
Mención especial a Pep Virgili, guitarrista reconvertido en saxofonista, que llegó ha participar en algún bolo y a Álvaro Villarreal que, de tarde en tarde, se pasa por el local a tocar los pitos.
Y, por supuesto, Ramiro Montero. Teclista, músico excelente y sobre todo amigo, Ramiro formó parte de Industrias Rofo desde sus más tiernos inicios y fue fundamental en el lanzamiento de la banda a los escenarios. Nadie olvida canciones como 'Bourbon City', 'Luisa Elvira' o 'El Borracho' que hicieron y hacen las delicias de propios y extraños. Su marcha dejó un vacío irreemplazable en el seno de la banda. Snif!

Besos a tod@s...

Pilar

También llamada Pi, Pilarguirucha, La NenaNena u otras lindezas, tiene el Poder Absoluto sobre la Voz.
Sin estudiar música ni dedicarle más tiempo que el que suponemos le dedica en la ducha, Pilín tiene una facilidad innata para el canto y las armonias.
Su facilidad para entender y crear segundas voces dejó asombrados a los RofoPrehistóricos cuando, en épocas pretéritas, la invitaron al local de ensayo después de que algún alma caritativa les comentase que le gustaba cantar.
Desde entonces forma parte fundamental de los Rofo aunque de vez en cuando se ha escapado para grabar o actuar con otros artistas como Miguel Saez, Buen Color, etc.
Por lo demás, es profundamente perezosa, cuesta un mundo llevarla a los ensayos (aunque maldita la falta que le hace) y tiene una facilidad asombrosa para encontrar todo absolutamente asqueroso.

Volver a la banda

Tete

Es el mayor de los Clavijo, razón por la cual también se le conoce por Clavijo Pascual.
Cuando no hace 'playback', nuestro Tete acaricia con dulzura y seriedad la guitarra rítmica.
Según Marisa (su mujer y también una de nuestras fans más incondicionales) es el Sex-Symbol del grupo.
Por lo demás, sus rasgos más característicos son su buen carácter, su magnífica nuez y una desmedida afición a olvidar los acordes de las canciones.

Volver a la banda

Jorge

También se le conoce como Clavijo Lechal y es el rey de los tambores y platillos.
Un periodista lo definió como el único batería con piloto automático por su innata tendencia a mirar hacia otro lado mientras toca.
Se pone muy nervioso cuando se acerca una actuación y tiene la manía obsesiva de esconderse detrás del bombo.
Hasta conseguir la magnífica batería que ves aquí ha pasado por toda clase de instrumentos ruidosos: tambores de detergente forrados con esparadrapo, barreños de plástico, baterías de juguete...

Volver a la banda

Miguel

Sus conocimientos de electrónica permitieron a los Rofo construir sus primeros equipos de sonido cuando todavía no había suficientes fondos para comprar amplificadores y otros artilugios.
Ingenioso y perfeccionista como pocos, intenta siempre mejorar cualquier situación con un sinfín de ideas originales a las que, por desgracia, el resto del grupo no suele hacer ningún caso.
Como buen bajista toca siempre serio, concentrado y, a ser posible, apoyado en algo. Junto a Jorge forman la mejor base rítmica que existe en la confluencia de Pedro IV con Selva de Mar.

Volver a la banda

Tomás

Nacido para estrellarse, que no para el estrellato, dio su primer concierto en público a los seis años en Radio Nacional cantando 'Los ejes de mi carreta' mientras se acompañaba con la guitarra que le había robado a su hermano mayor.
Nadie como Sisón para hacer ruido con toda clase de cachivaches. A lo largo de toda su trayectoria ha intentado explotar su vena artística comprando todo tipo de instrumentos (acordeón, trompeta, kalimba, violín, saxo, ukelele...) de los que no se le conoce haber sacado provecho alguno.
No obstante, se ha hecho con una buena colección de artilugios ruidosos gracias a los cuales los Rofo son capaces de convertir el blues más arrastrado en la salsa más sabrosa. Proveedor de humo en los ensayos, siempre tiene ganas de fiesta y odia las canciones con 'recao'.

Actualmente se encuentra temporalmente de gira por los alrededores de Hellín (Albacete).
No sabemos por qué ni si volverá pronto.
Tú verás, Sisón...

Volver a la banda

Jordi

El Maestro. Todo técnica y solfeo. Como estudioso de la música que es, resulta una garantía de que las armonías roferas no suenen desafinadas. Lider de la Orquesta de Guardia (antigua Orquesta Barceloneta), de la que es cofundador, desarrolla su vertiente más divertida con Industrias Rofo.

Volver a la banda

Manolo

En algunos ámbitos, también conocido como Rofomanus

Manolo no tuvo que "perder" tiempo estudiando solfeo. Su madre se lo evitó cuando le estrelló su primera guitarra en la cabeza. De un solo golpe aprendió todas las notas sin más efectos colaterales que una calvicie precoz que le ha ayudado a tener las ideas más brillantes y ningún problema a la hora de elegir el moldeado idóneo para los conciertos.
Si no le hubiese dado por la música, Manolo sería, sin duda, un gran guía turístico. Él, como nadie, te mostrará orgulloso cuantas veces pases por allí, dónde hizo la primera comunión, dónde jugaba al fútbol, dónde se casó, dónde estudió...
Buen músico, sólo le costó 10 años pasar del Blues al Rock, aunque esto le sirvió como experiencia para más tarde, tardar sólo 9 años en pasar del Rock al "Roll".
Lider de los Rofo (a su pesar) es, además, guitarra solista y cantante, campos ambos en los que ha evolucionado de una manera apabullante. Lo mismo te mece en un 'Si', que te estremece con un 'No' o te amenaza con un 'Sol' y te atiza con la luna. Y, por si fuera poco ¡toca la armónica! y muy bien, por cierto, aunque sólo se suelte de vez en cuando.

Semblanza perpetrada por sus "grandes amigos" Pilar y Tomás.

Volver a la banda

Canciones propias

1. Un cásico: Música para sordos

Esta cinta de casete fue el resultado de un buen puñado de horas de grabación y se convirtió, allá por los años 90, en algo parecido a un álbum de canciones que, en principio, nunca fue concebido como tal: Música para Sordos.
Por el local de ensayo de la inolvidable banda Industrias Rofo apareció como por arte de magia una grabadora multipista Tascam PORTA 05 MiniStudio de sólo 4 pistas pero con capacidad de volcado: Manolo se la llevó a casa.
Tamaño portento tecnológico permitió, con mucha paciencia, hacer grabaciones caseras de los temas que iban surgiendo de la cabeza de Rofomanus y que el mismo proceso de grabación iba dando forma.
El primer objetivo era presentarlos al resto de la banda para que Industrias Rofo los hiciese suyos. De una forma natural, algunas canciones cuajaron y se convirtieron en clásicos tocados mil veces mientras que otras se quedaron allí.

2. Mistic projects from Calcuta Sanctom

Con la llegada de los secuenciadores digitales, allá por los inicios del siglo XXI, apareció la posibilidad de tener en casa un estudio de grabación más o menos amateur: Rofomanus se lanzó a ello y grabó algunos temas y otros desvaríos musicales.
La cosa no duró mucho debido a la proverbial incapacidad de centrarse en algo de dicho sujeto.

3. Savannah 1998

Apoteósico concierto en la mítica sala Savannah en el barrio del Clot de Barcelona, hoy desaparecida y convertida en un Mercadona. Snif!
El 02/11/1998, Industrias Rofo desplegó todo su repertorio con gran éxito de público y crítica.
Los técnicos de sonido tuvieron a bien grabar la actuación y, dentro de lo que cabe, no sonó mal.
Aquí tenéis las canciones propias que tocamos:

Videos de la banda

Industrias Rofo no dispone de videos chulos de esos promocionales en los que la banda aparece maqueada y sus componentes tienen pinta de actores de cine: no hay pasta.
Pero si que tiene infinidad de videos grabados en sus bolos... pero la mayoría están en soporte analógico y, hasta la fecha, las plataformas digitales no admiten cintas VHS o similares.
No obstante, si rascamos con cuidado en YouTube, algo hay:

Si alguien de los que tiene ese antiguo material se gasta tiempo y dineritos en pasarlo a digital prometemos inmortalizar en esta sección más actuaciones de la banda.

RofoGalería

1. Rofo en blanco y negro

La Prehistoria más tierna de la banda...

2. Ahora en color...

 

3. Los primeros bolos

Discoteca New Connexion - Santa Coloma de Gramenet (1993)
Sala Strato - Nou Barris (BCN)
Festival de Rock en Cervià de les Garrigues (Lleida). Magnífico cartel con "Tancats per defunció", "Pink Cats", "Industrias Rofo" y unas bailarinas que nos dejaron sin cobrar. Tuvimos que volver a tocar en las fiestas del pueblo para cubrir gastos.

4. Roda de Berà

Después de trotar por esos escenarios de Dios, los conciertos en Roda de Berà se han convertido en un clásico de la banda.
Esa terraza delante del mar, las tormentas, la luna llena de mayo, ese público entregado... mil historias.
Gracias, gracias y gracias...
2005
2009
2011
2014

5. Localizando

Tocar en directo está muy bien.
Pero las tardes en el local de ensayo son la base de la longevidad de la banda...
Esas horas de amistad y buen rollo no tienen precio. Por otro lado, históricamente, resulta que los amigos, fans y demás gente de buen conformar se pasan de vez en cuando por nuestro chiringuito y disfrutan con nosotros de la música y unas cuantas cervecitas.
 

6. Pi en TV3

Pilar tuvo a bien participar en un concurso de TV3 y dejar boquiabierto a todo el mundo con su versión de "It's in his kiss" de Cher
 

Prehistoria

...o el inicio de la RofoHistoria según Ramiro Montero (RofoCofundador)

Hace millones de años, por una glaciación (o sea, echarle demasiado hielo al Whisky), por un meteorito que se estrelló contra la Tierra o por cualquier otra causa, los dinosaurios desaparecieron... Puede que, ante la falta de bares, se fueran de cañas a otro sitio.
Años después, los primeros mamones o mamíferos salían de las aguas y empezaron a dar por culo en tierra firme.
Minutos después unos chavales que acababan de enterarse de que un trozo de madera hueca con unas tiras de plástico tensas y agarradas con tornillos podía hacer ruido, empezaron a hacerlo (el ruido) en casa del hoy mundialmente famoso "Clavijo Pascual", el primero en casarse y tener su propio piso-polvera.
Hace tantos años que entonces la gente joven se podía comprar un piso. Curiosamente, al lugar donde perpetraban sus atentados contra lo que entonces se llamaba "música" lo bautizaron, en un alarde de imaginación, como la "Habitación de la Música" (¿Ironía o atrevimiento?). ¡Insolentes e infelices adolescentes! (Entonces éramos adolescentes casi hasta los veintiocho tacos).
Pasado el tiempo y un buen número de juergas pseudo-musicales, cuando el Tete se hartó de que le dejasen cada jueves el piso hecho unos zorros, aquellos muchachos "okuparon" un piso en el centro de BCN donde habilitaron como local de ensayo una de las docenas de habitaciones que en él había.
Y érase que se era que se fueron aficionando a ese ruido que llamaban (curiosamente, erre que erre) "música". A falta de batería se involucró en el "proyecto" a un chico que, a falta de presupuesto, aporreaba a modo de timbales unos tambores de "Colón". Como bombo usaba una palangana que adquirió en la sección de artículos de limpieza del antiguo Jorba porque "era la que mejor sonaba" después de probar varias dándoles golpes con una baqueta. Todo ello ante la mirada atónita y divertida de las empleadas de esos grandes almacenes. Era el más Grande (de segundo apellido) o sea Manolo Serrano. Oh, pero!, canastos!, desapareció del grupo cual expediente "X". Le suplió el conocido hoy por "el mejor baterida española de todo el barrio del Clot", alias "Clavijo Lechal", alias Jorge-Jordi, hermano menor del Tete.
A partir de ahí, la cosa fue o anduvo (bueno anduvo gilipollas al principio pero luego anduvo bien) en progreso. Los muchachos iban aprendiendo con el liderazgo de Manolo Villeruá. Por aquel entonces eran:

Manolo Villarroya, guitarra y voz solista.
Miguel Delgado, guitarra baja. (La tocaba desde el sub-sótano).
Jorge Clavijo, baterida española y miradas a la izquierda (como si no oyese el charles ni la caja, pegando la oreja a los mismos).
Angel Clavijo, guitarra rítmica y movimientos de cabeza y de nuez (desacompasados).
Tomás Sisón, percusiones, berridos y ruidos extraños.
y Ramiro Montero, teclados y berrea.

Con pocos medios y mucha imaginación se fueron construyendo un equipo propio. Pronto proliferaron los amplis y altavoces caseros así como una batería marca "King" (podía haberse llamado perfectamente "NoTiFixis") y las famosas guitarras marca "Comansi" (por aquello de "juguete completo, juguete Comansi").
Hubo colaboraciones espontáneas como la de Pacopi, a la voz y coros "ManoloGarcianos" (hasta su marcha a Extremadura) o las voces de Merche (también conocida inexplicablemente como "Ramona").
Por fin, después de un duro casting al que sólo se presentó ella, se incorporó oficialmente al grupo Pilar Guirucha, dando un toque de calidad a los coros y cantando en solista algunos temas.
Así estuvieron, de "okupas" hasta que los echaron, snif!, de ese céntrico y amplio local de ensayo.
Corría el año peich (ya en el siglo veinte) y decidieron (oh, mis pobres dineritos) alquilar un localillo en el Poble Nou. Compartiéndolo con los colegas rockabillys llamados "Pink Cats" fue más llevadero el alquiler y asumir los gastos de electricidad, agua y cerveza (este último superaba en 150.000 veces los restantes). El costo se lo traía cada uno...
Pedazo de banda multicolor-multisound, que lo mismo se "raspaba" una rumba que atacaba sin piedad los ritmos brasileños o el blues, cayendo a veces (benditas sean esas veces) en el "pasteleo" romántico-gay y versionando (asesinato le llaman algunos) a grupos como "Last of de Fila", Tam-Tam-Go, Cómplices...
Muchas veces acompañados de múltiples amigos (incluso de Madrit!) a los que se les facilitaba (en un acto incomprensible de inconsciencia) un micro para berrear, pasaban tardes enteras en el Local en las que lo de menos era la música y lo de más la amistad.
Hasta hoy, que con algún cambio en la banda, ya no pertenece a este "Pleistoceno".
Siga usted en el resto de la güeb.